Cuando el apego viste de azul

Tiempo de lectura: 6 minutos

Cuando el apego viste de azul: sistema de apego y TEA

 “La meta biológica del ser humano es la supervivencia, la meta psicológica es la seguridad”.

- Ray Schaffer.

¿A qué llamamos “vínculo de apego”?

Definido inicialmente por John Bowlby (1988), el interés en la Teoría del Apego es cada vez más creciente entre los profesionales de la psicología. Este autor manifiesta que la construcción del vínculo afectivo en el/la niño/a es una necesidad primaria en el ser humano:

El amor maternal en la infancia es de tanta importancia para la salud mental como lo son las vitaminas y proteínas para la salud física (Bowlby, 1951, p. 193).

Las experiencias tempranas que aseguran la supervivencia y la creación de un apego seguro en el/la niño/a no solo se basan en la proximidad física con los cuidadores principales, sino también en que el/la niño/a interiorice la disponibilidad emocional de estos.

Gracias a la interacción cuidador-bebé se dan lugar a los “modelos operativos internos” (M.O.I.), que guían la conducta interpersonal del individuo, basadas en la confianza o desconfianza.

¿Qué implica un estilo de apego seguro?

En relación con la conformación del apego, se han señalado distintos pilares sobre los que debe construirse la seguridad del apego. A continuación, mencionaremos algunos de los descritos por Caban (2020) y Merino (2020):

  • Regulación emocional. Para poder regular al bebé, primeramente, el cuidador posee la capacidad de conectar con sus propias necesidades y emociones. Esto implica reconocerlas, localizarlas corporalmente e identificar su disparador.

De esta manera, la regulación en el/la niño/a se genera a partir de la corregulación con el cuidador principal, que a su vez es capaz de autorregularse emocionalmente.

  • Respuesta sensible. Ser capaces de acompañar.

Poco a poco, el cuidador aprende a leer las señales del bebé, a darles un significado y a satisfacerlas. Este cuidado repetido en el tiempo genera un entrenamiento en el bebé con el que construye su “ventana de tolerancia”. Esta última favorece que los momentos de conexión-desconexión puedan alargarse en el tiempo.

Es decir, el cuidador le va transmitiendo una sensación de seguridad (seguridad internalizada), que le va a permitir independizarse y explorar el entorno.

  • Tener en mente su mente. Además de proporcionar respuestas sensibles y construir la confianza, el bebé necesita que su cuidador represente su estado mental. Esto implica no solo satisfacer sus necesidades, sino “tener en mente su mente”, ya que la especularización adecuada de su estado mental ayuda a conformar una mente estabilizada.
  • Exploración. Poco a poco, la conexión cuidador-bebé se puede mantener más tiempo (focalización de la atención), y también desconectar durante más tiempo, permitiéndose la exploración del entorno.

 

¿Qué más estilos de apego existen?

Autoras como Mary Ainsworth construyeron métodos para evaluar el estilo de apego como el experimento de la situación extraña. A partir del mismo, se describen 4 estilos de apego:

  • En el apego evitativo-distanciante, el niño/a no se siente querido por los progenitores o por alguno de ellos. Recibe respuestas frías y exigentes de sus cuidadores. Se gratifica más la “conducta adecuada”, sin atender las necesidades del niño.
  • Se considera un apego ansioso-ambivalente cuando el cuidador principal está más atento a sus propias necesidades y emociones que a las del niño. Son cuidadores ansiosos y preocupados ante la exploración. Presentan un estilo inconsistente e insegurizador. Hay mucha desregulación; si el cuidador principal está desregulado, no puede regular al niño/a.
  • Por último, en el apego desorganizado, el niño/a experimenta vivencias de terror, desconcierto y angustia por comportamientos imprevisibles del cuidador. Hay desorganización y confusión. Son casos en los que se incluye el maltrato psicológico, verbal, físico y/o negligencia. El infante vive una gran ambivalencia: el cuidador es fuente de consuelo y de terror.

Cuando el apego viste de azul: sistema de apego y TEA

¿Cómo se establece el sistema de apego entre un niño/a con TEA y su cuidador? ¿Es el niño/a con TEA capaz de establecer un vínculo de apego seguro?

En los inicios se consideró que los niños/as con TEA no desarrollaban un apego significativo. Esta teoría se sustentaba en que no reaccionaban ante la separación o reunión de su principal figura de apego en comparación con personas desconocidas.

En este aspecto es importante añadir que una ausencia de comportamientos de proximidad con el cuidador no se debe a una actitud de desapego, sino que es producido por las dificultades que origina el trastorno.

Más adelante, según indica Redondo-Urbieta (2018), comenzó a estudiarse el apego en la población con TEA y se evidenció la posibilidad de que desarrollasen patrones de apego seguro. Adaptando el experimento de la situación extraña a esta población, se vio que los comportamientos de apego no se desarrollan de la misma manera que en el niño normotípico. Es decir, no se trata de que el niño con TEA sea incapaz de establecer un vínculo de apego, sino que su manera de vincularse se hará de una forma no-convencional.

Cuando el apego viste de azul: sistema de apego y TEA

Los cuidadores primarios se encuentran ante la desafiante tarea de vincular con un bebé que tiende a suprimir la comunicación social o que la expresa de una manera diferente.

En este sentido, es relevante destacar que en estos estudios se ha demostrado que el niño con TEA suele interactuar más con su figura de apego de referencia, así como reaccionar ante su marcha.

Asimismo, se estudió la oxitocina en la población con TEA (Feldman, Golan, Hirschler-Guttenberg, Ostfeld-Etzion y Zagoory-Sharon, 2014), que es la respuesta endocrina a las situaciones sociales placenteras. Pese a que los niveles basales de esta hormona suelen ser menores en la población con TEA, se han encontrado resultados parecidos a los de la población normotípica cuando la interacción es con la figura principal de apego.

Por otro lado, cabe añadir que en la población con TEA la seguridad en el apego puede verse comprometida cuando mayor es la severidad del trastorno y la discapacidad intelectual.  Sin embargo, se ha demostrado que esta sintomatología dificulta la vinculación con la figura de referencia pero no la anula (Redondo-Urbieta, 2018).

Es importante tener en cuenta que tras el diagnóstico de TEA, los cuidadores primarios comienzan un proceso de duelo que puede afectar en el vínculo con el/la niño/a. Cuando se lleva a cabo un trabajo de duelo y de reorganización emocional, puede alcanzarse una mayor aceptación del trastorno y del mundo interno del niño. Esto último está directamente relacionado con un mayor bienestar en el vínculo y en la probabilidad de establecer seguridad en el apego.

En relación con lo anterior, se han desarrollado programas de intervención para el fortalecimiento del vínculo de apego de niños/as con TEA y sus cuidadores primarios. En estos programas se analizan los comportamientos del niño/a en un contexto natural para detectar y conocer las conductas de apego hacia su cuidador. Por otro lado, en algunos de ellos se aplican cuestionarios para evaluar el apoyo de las figuras cuidadoras, las interacciones armoniosas, el establecimiento de límites, la supervisión, etc. También se ha intervenido a través de la actividad lúdica y del masaje infantil. A partir de estos programas se ha visto que el fortalecimiento de estos vínculos están correlacionados con un mejor funcionamiento cognitivo, mejor desarrollo del lenguaje y de la motricidad (Venturini, 2016).

En conclusión, la construcción de un vínculo seguro de apego; un ambiente estructurado pero cálido y afectivo, en la población infantil general es una fortaleza que promueve su salud y desarrollo. En la población con TEA funciona, además, como un amortiguador de las dificultades producidas por este trastorno.

Bibliografía

  • Apego: psicoeducación, identificación e intervención (2020). En A. Caban (Comp.). Grupo Laberinto.
  • Apego y mentalización (2020). En A. Merino (Comp.). Grupo Laberinto.
  • Bowlby, J. (1951). Cuidados maternos y salud mental. Ginebra: O.M.S.
  • Bowlby, J. (1988). A secure base: parent-child attachment and healthy human development. London: Routledge.
  • Feldman, R., Golan, O., Hirschler-Guttenberg, Y., Ostfeld-Etzion, S., and Zagoory-Sharon, O. (2014). Parent–child interaction and oxytocin production in pre-schoolers with autism spectrum disorder. The British Journal of Psychiatry, 205(2), 107-112.
  • Redondo-Urbieta, L. (2018). Vinculo de apego en trastornos del espectro autista (TEA). Universidad Pontificia de Comillas.
  • Venturini, N. (2016). El sistema de apego en niños con trastorno del espectro autista. Universidad de la República de Uruguay.

Irene Perez

Psicóloga, Psicoterapeuta Gestalt, Atención Temprana y TEA.

Ver más contenido

Suscríbete al Newsletter

 Escribe tu correo electrónico y apúntate a nuestra newsletter. Se el primero en enterarte todo lo ocurre en el entorno TEA
Logo blanco

plazaTEA

PlazaTEA es la plataforma del mundo del TEA. Ideada para unir profesionales y familias. Una comunidad donde hablamos y nos rodeamos de personas que viven con el autismo o el síndrome de Asperger todos los días.

ENLACES

AUTISMO
ASPERGER
TEA
COMUNIDAD
CURSOS
TALLERES

INFORMACIÓN

Alcalá de Henares.
28.807 Madrid.
C.I.F: B88182720
[email protected]
Información (+34) 665 37 41 94
Ayuda Técnica: (+34 ) 658 929 788 
2021 | Todos los derechos reservados | PLAZATEA.NET
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram